10

El Papa climático

ESTOCOLMO – La encíclica del Papa Francisco sobre el medio ambiente que se dio a conocer recientemente es un mensaje poderoso no sólo para los 1.200 millones de católicos del mundo, sino también para el resto de la población global. Firmemente arraigado en la ciencia, el documento instructivo –el más importante del Vaticano en más de diez años- reconoce la necesidad de medidas urgentes, en tanto el mundo enfrenta un cambio climático potencialmente catastrófico.

En 2000, los científicos Paul Crutzen y Eugene Stoermer propusieron que la actividad humana, particularmente en el mundo desarrollado, estaba interfiriendo en la escala planetaria con las fuerzas fundamentales de la naturaleza –el agua, los ciclos de carbono y nitrógeno, las capas de hielo, la biodiversidad, los océanos y los bosques-. Los cambios eran tan profundos, sugirieron, que los geólogos en el futuro verían un claro quiebre entre la era geológica previa, el Holoceno, y una nueva a la que llamaron el Antropoceno.

Aleppo

A World Besieged

From Aleppo and North Korea to the European Commission and the Federal Reserve, the global order’s fracture points continue to deepen. Nina Khrushcheva, Stephen Roach, Nasser Saidi, and others assess the most important risks.

En los últimos 15 años, la evidencia científica reforzó la conclusión de que la actividad humana está transformando el planeta de manera fundamental. El Vaticano ya ha reconocido esta visión de modo explícito: la Pontificia Academia de las Ciencias se refirió al Antropoceno en las actas de una reunión llevada a cabo en mayo de 2014.

El Holoceno, que comenzó hace 11.700 años cuando acabó la Era de Hielo, ha sido un período de notable estabilidad. Después de una era de cambios drásticos, las temperaturas globales promedio se establecieron en un patrón estable dentro de un rango extraordinariamente estrecho de 1° Celsius. La relativa estabilidad del clima y la predictibilidad de las estaciones facilitaron el surgimiento de la agricultura que, a su vez, permitió la creación de pueblos y ciudades.

En otras palabras, las características definitorias del Holoceno son críticas para sustentar a la civilización humana tal como la conocemos –una conclusión respaldada por la última encíclica-. Es más, como indica la evidencia reciente, cuando grandes sistemas naturales son sometidos a altos niveles de estrés, pueden alcanzar momentos críticos, en los cuales sólo un pequeño ajuste es suficiente para desatar su colapso. Parece que muchos sistemas ya están acercándose a ese punto.

El año pasado, investigadores que trabajaban en la Antártida observaron que partes importantes de la capa de hielo parecen estar colapsando irrevocablemente. Del otro lado del planeta, el hielo marino está atravesando una espiral descendente tan rápida que, en apenas unas décadas, el Ártico podría ser un océano abierto en el verano. Esto podría hacer subir aún más las temperaturas globales, porque el océano más oscuro absorbe el calor solar, mientras que el hielo marino blanco lo refleja.

En 2009, mis colegas y yo identificamos nueve fronteras planetarias vinculadas a áreas como el clima, la biodiversidad, el uso del nitrógeno y el fósforo y la deforestación que, si se las respetara, nos permitirían preservar –o al menos evitar alterar aún más- las condiciones del Holoceno. Cuando actualizamos nuestro análisis a comienzos de este año, llegamos a la conclusión de que ya hemos violado cuatro de las nueve fronteras.

Si no cambiamos rápidamente nuestro comportamiento, es muy probable que perdamos la estabilidad ambiental de la que dependen nuestro planeta y nuestras vidas. Este es el mensaje principal de la encíclica papal.

Proteger a nuestro planeta es un imperativo moral. Como señaló el Vaticano, los pobres se ven desproporcionadamente afectados por las consecuencias del cambio climático; por ejemplo, algunas de nuestras actividades amenazan con perjudicar la producción de alimentos en zonas más secas –y más pobres- del mundo. Pero también enfrentamos un imperativo económico, porque el acceso confiable a recursos naturales es esencial para el desarrollo y la prosperidad humanos. Y, por cierto, los desastres naturales cada vez más frecuentes y severos conllevan costos humanos y económicos enormes.

Como deja en claro la encíclica, el futuro no tiene por qué ser sombrío. Podemos aprovechar esta oportunidad para construir un futuro nuevo, en el que la sostenibilidad ambiental sustente el progreso y la dignidad humanos. Si seguimos actuando como hasta ahora, entonces sí las perspectivas para la humanidad serán muy lúgubres.

La prioridad más inmediata es abordar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, que está alcanzando niveles de extinción masiva. Las temperaturas globales han aumentado casi 1° Celsius en el último siglo, colocándolas en el límite del Holoceno. Si, como subraya la “declaración de la Tierra” publicada recientemente, las temperaturas alcanzan los 2° Celsius sobre los niveles preindustriales, los resultados podrían ser desastrosos. Sin embargo, si se mantienen las tendencias de emisiones actuales, las temperaturas van a aumentar más de 4°C con respecto a los niveles preindustriales para finales del siglo.

Según la encíclica de Francisco, el mundo debe trabajar en conjunto para revertir esta tendencia, reconectándose con la biósfera y armonizando sus actividades con la naturaleza. Con una postura firme que se alinea con nuestra investigación de las fronteras planetarias, la encíclica subraya la responsabilidad de la humanidad a la hora de sustentar la estabilidad de la era del Holoceno en respaldo del desarrollo mundial.

Sin embargo, hay quienes –como el recientemente difundido “Manifiesto ecomodernista”- no están tan preocupados por los riesgos ambientales del Antropoceno y recurren a nuestra capacidad tecnológica para adaptarse a las condiciones cambiantes.

Sin duda, la innovación y el desarrollo tecnológicos serán vitales en el cambio a un mundo más sustentable, en especial si se permite la creación de una sociedad de emisiones cero para alrededor del 2050. Pero no bastará para sustentar buenos estilos de vida para todos los ciudadanos del mundo. La transformación global que se necesita ahora no debe basarse en el avance tecnológico, sino en nuestros valores y convicciones colectivos –especialmente nuestro compromiso para salvaguardar la estabilidad y resiliencia del planeta protegiendo el patrimonio de la humanidad.

Support Project Syndicate’s mission

Project Syndicate needs your help to provide readers everywhere equal access to the ideas and debates shaping their lives.

Learn more

En septiembre, los líderes mundiales se reunirán para acordar sobre nuevos Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), que guiarán los esfuerzos de desarrollo globales en los próximos 15 años. A diferencia de los antecesores de los nuevos objetivos, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los ODS se aplicarán a todos los países, e incluirán un foco explícito en la sustentabilidad ambiental, además del desarrollo humano y económico. En diciembre, cuando los líderes mundiales vuelvan a reunirse para sacar adelante un acuerdo climático, la calidad de su trabajo, en muchos sentidos, determinará la trayectoria del planeta.

La declaración del Papa se hace eco del texto borrador para los ODS: “El futuro de la humanidad y de nuestro planeta está en nuestras manos”. Esto es más que simple retórica; representa un giro hacia un nuevo paradigma, en el que los seres humanos son la fuerza impulsora detrás de los desarrollos planetarios, y en consecuencia tienen una nueva responsabilidad de resguardo. Nuestras elecciones nunca han sido tan importantes.