2

Cómo los países pobres pagan el gasto de los refugiados

PARÍS – La guerra en Siria puso de manifiesto la necesidad de mejorar la gestión de los flujos de refugiados en tiempos de crisis. Hay una cuestión particularmente preocupante: es posible que los países pobres estén pagando un alto precio indirecto por los esfuerzos que hacen los países ricos.

Los datos muestran que una parte sustancial de los costos asociados con el ingreso de refugiados y solicitantes de asilo en algunos países europeos se contabiliza como ayuda oficial al desarrollo (AOD), la medida que usa el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE para hacer un seguimiento del gasto en ayuda internacional. Esto deja menos AOD disponible para iniciar, mantener o ampliar proyectos de desarrollo económico en los países pobres.

En 2015, los países de la UE miembros del CAD gastaron 9700 millones de dólares de sus presupuestos de AOD para atender a aproximadamente 1,2 millones de solicitantes de asilo dentro de sus fronteras. En comparación, el gasto en AOD de aquellas naciones en Siria, Afganistán, Somalia, Sudán del Sur y Sudán (primeros en la lista de países de origen de esos solicitantes de asilo) ascendió a 3200 millones de dólares.

La regla que permite presentar como AOD los costos de los programas de refugiados en el país donante se introdujo en las Directivas de Información Estadística del CAD allá por 1988. Al principio, pocos donantes la aprovecharon. Pero entre 2010 y 2015, la cuota del total de AOD presentada como gasto en el país donante creció a más del triple, de 2,7% a 9,1%.