Anadolu Agency/Getty Images

¿Por qué no podemos acabar con la polio?

BERNA, LONDRES, GÉNOVA – El 24 de octubre de 2016 tendría que haber sido un hito en la historia de la polio. Si todo va según lo planeado, sería el último Día Mundial de la Lucha contra Poliomielitis antes de la erradicación de esta enfermedad. Pero no son momentos de celebrar ni ser complacientes: si bien sabemos cómo eliminarla, aún no hemos acabado de hacerlo.

Piénsese en lo siguiente: en agosto de 2014 la Organización Mundial de la Salud declaró la crisis del Ébola en África Occidental una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII); levantó ese estado en marzo de 2016. En mayo de 2014, la OMS también declaró como ESPII la propagación del poliovirus, y ese estado sigue activo al día de hoy, lo que hace que nos preguntemos si los líderes mundiales le están prestando suficiente atención.

Deberían hacerlo. La continuidad de la ESPII por la polio está poniendo en peligro el logro de la Iniciativa de Erradicación Global de la Polio (IEGP), en la que el mundo ha invertido $15 mil millones desde su lanzamiento en 1988, y amenaza la salud global en general.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/52aMHmK/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.