El doble problema de Polonia

Gran parte del mundo parece fascinado por el hecho de que Polonia hoy sea un país gobernado por un par de gemelos idénticos que se hicieron famosos como actores de películas infantiles: el presidente Lech Kaczynski y el primer ministro Jaroslaw Kaczynski. Son, por cierto, curiosos, pero las fuerzas políticas que representan son aún más interesantes –y preocupantes.

Desde el otoño de 2005, los Kaczynski lideraron una coalición conservadora-populista, con el aditamento de una dosis de nacionalismo –representado por la pequeña Liga de Familias Polacas (LPR)-. La derecha polaca estuvo por última vez en el poder en 1997, habiendo gobernado anteriormente en los años 1990-1993. El post-comunista Partido de la Izquierda Democrática (SLD) fue derrotado en las urnas en 1997, a pesar de una seguidilla de cinco años de prosperidad económica y de rápida caída del desempleo. Si bien la popularidad del SLD se mantuvo alta, la derecha anteriormente fragmentada prevaleció gracias a una unidad temporaria.

En 1998, sin embargo, la prosperidad se esfumó. De modo que tras el paso de la derecha por el gobierno vinieron años de estancamiento y estallido del desempleo. Incapaz de afrontar la caída, en 2001 la derecha fue reemplazada por otro gobierno liderado por el SLD.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/L4ilrBK/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.