Skip to main content
schetyna1_Artur WidakNurPhoto via Getty Images_polish eu flags Artur Widak/NurPhoto via Getty Images

Que Polonia vuelva a Europa

VARSOVIA – El reciente llamado del presidente francés Emmanuel Macron a reformar la Unión Europea es una señal de esperanza para todo el continente. Aun cuando tengamos diferencias, en las cuestiones esenciales estamos de acuerdo. Macron tiene básicamente razón respecto de lo que Europa debe hacer para seguir floreciendo. Debemos revitalizar la UE, haciéndola más democrática, cohesionada y justa. Y debemos fortalecer a Europa contra enemigos que quieren debilitarla: en concreto, fuerzas populistas internas y las potencias extranjeras que les dan apoyo.

Los populistas que obtienen el poder, como el gobernante partido Ley y Justicia (PiS) en Polonia, anhelan sembrar divisiones entre los partidos opositores democráticos. Pero hemos superado su cínica estrategia con la creación de la Coalición Europea de fuerzas opositoras, de cara a las elecciones de mayo para el Parlamento Europeo. Esta nueva alianza democrática, que lidero, ya está primera en las encuestas de opinión, y va camino de derrotar a PiS, primero en mayo, y después en la elección general que se celebrará en Polonia antes de fin de año.

Ambas elecciones son cruciales. Polonia necesita un nuevo gobierno que respete el Estado de Derecho y ejerza un papel positivo en la UE. Y Europa necesita una Polonia que, sin dejar de defender sus intereses, también luche decididamente por los valores democráticos que son esenciales para el futuro de la UE.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/JzsASmu/es;
  1. ghosh11_GettyImages_thiefworldmoneybag Getty Images

    The Exploitation Time Bomb

    Jayati Ghosh

    Worsening economic inequality in recent years is largely the result of policy choices that reflect the political influence and lobbying power of the rich. There is now a self-reinforcing pattern of high profits, low investment, and rising inequality – posing a threat not only to economic growth, but also to democracy.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.