Gali Tibbon/Stringer

El crimen de Polonia contra la historia

JERUSALÉN – Mis padres y yo llegamos a Tel Aviv unos meses antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial. El resto de nuestra familia extendida -tres de mis abuelos, los siete hermanos de mi madre y mis cinco primos- se quedaron en Polonia. Todos fueron asesinados en el Holocausto.

Visité Polonia en muchas oportunidades, siempre acompañado por la presencia de la ausencia judía. Libros y artículos de mi autoría han sido traducidos al polaco. Di conferencias en la Universidad de Varsovia y en la Universidad Jaguelónica de Cracovia. Hace poco fui elegido miembro externo de la Academia Polaca de Artes y Ciencias. Aunque mi conocimiento de la lengua polaca es escaso, la historia y la cultura del país no me son ajenas.

Por estas razones, entiendo por qué el gobierno de Polonia recientemente sancionó legislación sobre cuestiones históricas. Pero también estoy furioso.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/hO4Evzj/es;