Paul Lachine

Europa se mueve al oriente

PARÍS – Recientemente Madrid y Varsovia lucían aspectos muy similares: ambas ciudades se tornaron en lugares donde se congregaban manifestaciones masivas. Pero las miles de personas reunidas en el extremo occidental y el oriental de Europa tenían en mente agendas muy diferentes.

En España, los ciudadanos estaban unidos por la desesperación económica y social. Salieron a las calles para expresar su rechazo a una política de austeridad impuesta por la Unión Europea que ellos creen que les está llevando a un abismo. Quieren empleos, y la dignidad y los salarios que traen consigo dichos empleos. La indignación de algunos tenía un tono claramente anti-capitalista y anti-globalización.

En la capital polaca, los partidos conservadores y católicos, junto con el Sindicato “Solidaridad”, inspirados por “Radio María”, una reaccionaria red radial cristiana, se reunieron no por razones económicas, sino por razones políticas y culturales. En nombre de la defensa de la libertad de prensa, salieron a denunciar a un gobierno que según ellos es demasiado “centrista” y poco “polaco”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/9U1r9p4/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.