¿Una estatua para Stalin?

PRINCETON – Hitler y Stalin fueron dictadores despiadados que cometieron asesinatos en una inmensa escala, pero, si bien es imposible imaginar una estatua de Hitler en Berlín o en cualquier otro sitio de Alemania, se han vuelto a instalar estatuas de Stalin  en ciudades de Georgia (su lugar de nacimiento) y se va erigir otra en Moscú con motivo de una conmemoración de todos los dirigentes soviéticos.

La diferencia de actitud se extiende allende las fronteras de los países en que esos hombres gobernaron. En los Estados Unidos, hay un  busto de Stalin en el monumento nacional al Día D en Virginia. En Nueva York, cené recientemente en un restaurante ruso en el que se exhibía simbología soviética: camareras con uniformes soviéticos y un cuadro de dirigentes soviéticos en el que Stalin ocupaba una posición destacada. Nueva York tiene también su Bar KGB. Que yo sepa, no hay un restaurante con simbología del nazismo en Nueva York, como tampoco hay un Bar Gestapo ni un Bar SS

Así, pues, ¿por qué es relativamente más aceptable Stalin que Hitler?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/DU0AgLZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.