El largo adiós de Pervez Musharraf

ISLAMABAD – Pervez Musharraf de Pakistán se encuentra prácticamente solo hoy, cuando se enfrenta al reto más serio a su presidencia: la posible destitución por el nuevo gobierno democráticamente electo.

Los cargos potenciales son serios: conspirar para desestabilizar al gobierno electo en febrero pasado, destituir ilegalmente a los principales jueces del país en noviembre de 2007, y no haber proporcionado adecuada seguridad a Benazir Bhutto antes de su asesinato en diciembre pasado. Su alianza con la administración Bush ha aumentado su impopularidad, especialmente tras los ataques con misiles por parte de los estadounidenses a áreas tribales de Pakistán.

A pesar de ciertas diferencias acerca de cómo enfrentar a Musharraf, los principales partidos políticos de Pakistán están ahora unidos contra él. Las disputas entre el Partido Popular de Pakistán, encabezado por el viudo de Benazir, Asif Ali Zardari, y la Liga Musulmana (N) de Pakistán, dirigida por el ex Primer Ministro de Pakistán Nawaz Sharif, habían dado a Musharraf una oportunidad de recuperar cierto prestigio después de la derrota de sus aliados en las elecciones de febrero. La reluctancia estadounidense a abandonar a Musharraf -junto con prolongados cortes de electricidad, que hicieron parecer incompetente al nuevo gobierno- también dio pie a sus esperanzas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/t4fKtu2/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.