Mohammed Abed/Getty Images

La educación no puede esperar

LONDRES – "Recuerda la cara del hombre más pobre y más débil que hayas visto y pregúntate si ese paso que estás considerando dar le será de alguna utilidad". Esas palabras, pronunciadas por Mahatma Gandhi en 1948, deberían tomarse como una prueba de nuestra sinceridad, y como un desafío para nuestra complacencia, cuando se considera el destino de los 30 millones de niños desplazados de sus hogares como consecuencia de guerras civiles y desastres naturales.

Desde 1945 que no se registraba un número tan alto de niños y niñas desarraigados como resultado de una crisis. Probablemente estos niños pasen sus años de escolaridad sin pisar un aula y terminen con sus talentos subdesarrollados y su potencial desaprovechado. Hoy hay 75 millones de jóvenes cuya educación se ha visto interrumpida por el conflicto y la crisis. Sin embargo, la urgencia -y el derecho internacional, que rige la educación de todos los niños desplazados- no logran inspirar la acción.

Los niños desplazados hoy tienen más probabilidades de convertirse en los trabajadores más jóvenes en la fábrica, las novias más jóvenes en el altar y los soldados más jóvenes en la trinchera. Sin oportunidades, los niños son vulnerables a los extremistas y a la radicalización. Cada año, cerca de medio millón de niñas son víctimas de la trata y desaparecen.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/dPyzjRe/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.