Corea del Norte y otros asuntos de geoestrategia

MADRID – Kim Jong-il, el líder de Corea del Norte, murió en un tren en su país a las 8.30 de la mañana del viernes 17 de diciembre. Dos días más tarde las autoridades de Corea del Sur no conocían el hecho y el Departamento de Estado se limitaba a reconocer  la existencia de  algunos informes de prensa, haciéndose eco de su muerte.

Que los servicios de información no hubieran captado ninguna señal de lo ocurrido atestigua el carácter opaco del régimen, pero también un fallo de inteligencia por parte de Corea del sur y de EE.UU. Y es que a pesar de que aviones y satélites americanos vigilan el país día y noche y de que las  antenas más sensibles cubren la frontera entre el norte y el sur de Corea, sabemos muy poco de ese país donde la información sensible se restringe a un pequeño grupo de dirigentes obsesionados con el secreto.

El cambio  de líder tiene lugar cuando menos se deseaba que ocurriera. Es sabido que los lideres chinos esperaban que Kim Jong-il  sobreviviera el tiempo necesario para consolidar el proceso de sucesión de su hijo Kim Jong-un  entre las diferentes facciones que competirán por el poder.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XLqcxtu/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.