Paz, no proceso

RAMALA – Los Estados Unidos deben dejar de presionar en pro de la reanudación del proceso de paz palestino-israelí. Podría ser la forma mejor de lograr la paz, paradoja que refleja el enorme desfase entre un proceso de paz y el logro de la paz auténtica.

No nos engañemos: no estoy haciendo una llamada a las armas ni un llamamiento en pro de un alzamiento violento. La paz entre las partes en conflicto al este del Mediterráneo y al oeste del río Jordán se puede –y se debe– lograr mediante negociaciones, pero, si una parte está más interesada en un proceso que en la necesidad de paz, es que algo falla.

Para Israel, una potencia ocupante cuya población disfruta de una autoridad civil democrática y de un PIB diez veces mayor que el de aquella a la que deniega derechos básicos de libertad e independencia, las oportunidades de contar con fotografías que brindan las reuniones con dirigentes palestinos han substituido a la consecución de la paz.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/W8Uqep9/es;