0

¿Sociedad? ¿Qué sociedad?

Londres – La política de la Unión Europea hacia sus vecinos del este está en problemas, a pesar del lanzamiento de su nueva Sociedad del Este. La opinión pública europea es cada vez más introspectiva y esporádicamente proteccionista. ¿Qué ha de hacerse entonces respecto de la "zona gris" al este de Europa, los seis países que hoy están entre la UE y Rusia? La inacción es inaceptable. La región se ha visto seriamente afectada por la crisis económica, agravada aún más por la agitación política interna y por serios peligros en materia de seguridad.

La idea de la "Sociedad del Este" surgió de una iniciativa polaco-sueca a principios del pasado verano (boreal). De manera que, según los estándares de la UE, se la ha impulsado por una vía muy rápida. La nueva iniciativa es exclusivamente para la región al este de la Unión -Ucrania, Moldova, Belarús, Georgia, Armenia y Azerbaiján- y está destinada a complementar la Política Europea de Vecindad. Tiene escasos recursos nuevos y un presupuesto limitado para proyectos técnicos (600 millones de euros en cuatro años para los seis países). La idea es que la Sociedad del Este ofrezca una señal positiva a estos países, cambie el clima en el que se discute la región dentro de la UE y lentamente ayude a introducirla en la órbita de la UE.

El ofrecimiento fastidió a Rusia. Pero la UE tiene sus propios problemas con la iniciativa. Por ejemplo, le costó mucho persuadir a los líderes de hacerse presentes en Praga el jueves. Y quienes aceptaron ir no son una buena propaganda para la región.

Los índices de popularidad del presidente de Ucrania, Viktor Yushchenko, están por debajo del 5% después de que llevó al país de crisis en crisis desde la "Revolución Naranja" en 2004. Mikheil Saakashvili de Georgia enfrenta protestas domésticas después de su desastroso desacierto militar en agosto de 2008. Armenia también sufre manifestaciones, tras la polémica elección de Serzh Sarksyan en febrero de 2008, que derivó en el asesinato de diez personas. En marzo de 2009, el presidente de Azerbaiján, Ilham Aliyev, organizó un referendo constitucional que abrió el camino para su presidencia de por vida. El más controvertido de todos ha sido el "último dictador de Europa", el presidente bielorruso Alexander Lukashenko. Anteriormente, Belarús ni siquiera estaba en la Política Europea de Vecindad.