El 11-S francés

PARÍS – “El 11-S de Francia”. Inmediatamente después de la matanza en la revista satírica Charle Hebdo, la comparación con el ataque de Al Qaeda a los Estados Unidos en 2001 se ha afianzado en toda Francia. De hecho, el ataque del 7 de enero ha sido el más asesino que Francia ha conocido desde el final de la guerra de Argelia en 1962, pero, ¿hasta qué punto es exacta esa analogía?

A primera vista, la comparación parece superficial y rebuscada. Doce personas murieron en París, mientras que en los ataques a Nueva York y a Washington, D. C., los muertos fueron casi 3.000. Los atacantes usaron Kalashnikovs, no aviones secuestrados y, a diferencia de los atacantes del 11-S, todos eran ciudadanos del país al que atacaban. Ésa es la razón por la que el ataque en París en 2015 parece más una combinación de otros dos: el cometido con bombas en el metro de Londres en 2005 (los terroristas eran todos ciudadanos nacionales) y el complot ejecutado en Mumbai en 2008 (los terroristas utilizaron armas pequeñas y apuntaron a las personas individualmente).

Sin embargo, pese a las grandes diferencias, los ataques de París y Nueva York comparten la misma esencia. Las dos ciudades encarnan un sueño universal similar. Las dos son metáforas de la luz y la libertad. Las dos pertenecen al mundo y no sólo a sus países respectivos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/vyG1V2x/es;