0

El legado de Palme 15 años después

ESTOCOLMO: Olof Palme, entonces Primer Ministro de Suecia, fue asesinado hace 15 años el 28 de febrero. Su muerte consternó a millones de personas en todo el mundo. El asesino tadavía no ha sido localizado, o por lo menos no ha sido condenado. Ese crimen fue un ataque no sólo en contra de Palme sino en contra de la democracia misma.

Palme es ya parte de la historia, pero debemos ser capaces de analizar la historia con toda libertad, y no callarla por deferencia. Así, al recordar el asesinato de Palme, debemos también recordar lo que hizo y lo que representó. Por ejemplo, ¿cuál es el legado de Olof Palme en materia de política exterior?

Palme era un crítico elocuente y severo de los EU y de la guerra de Vietnam. Denunció la opresión soviética en Checoslovaquia y los asesinatos del General Pinochet en Chile. Por esas posturas, a Palme se le caracterizaba con frecuencia como adversario consistente de las tiranías. Sin embargo, los que así piensan están equivocados ya que, en realidad, Palme se abstenía sistemáticamente de criticar a muchos regímenes opresivos y, de hecho, aceptó a algunos de los dictadores más crueles o, por lo menos, intentaba no ofenderlos.

No "vilifiquemos" a la Unión Soviética, decía Palme, Presidente del Partido Socialdemócrata Sueco durante 17 años, y Primer Ministro de 1969 a 1976 y, de nuevo, de 1982 a 86. No nos entreguemos a la "agitación antisoviética" o "al asunto del antisovietismo", declaró en 1984, con una postura neutral típica de la Suecia de Palme.