0

Los refugiados palestinos y los expulsados alemanes

La atmósfera no podía ser más tranquila: un antiguo castillo real en las onduladas colinas de la región de Taunus, cerca de Frankfurt, donde estadistas y políticos celebraban una reunión anual sobre el Oriente Medio, en la que se codeaban europeos y americanos, israelíes e iraníes, egipcios y turcos, palestinos y tunecinos. Este año la novedad era la presencia de representantes del Iraq posterior a Sadam, entre ellos un funcionario del Gobierno Regional kurdo y un representante chiíta de alto rango.

La nueva situación en el Iraq, junto con la hoja de ruta del Oriente Medio, era el centro de atención. La noche de la inauguración, un veterano ministro del Gobierno alemán, profundamente interesado, a su vez, en los asuntos del Oriente Medio, abordó los dos asuntos con muestras de gran sensibilidad para con los intereses israelíes y palestinos. La velada prosiguió con la prevista trayectoria anodina hasta que un académico libanés planteó la cuestión del derecho de los refugiados palestinos a regresar a Israel.

El veterano ministro alemán escuchó atentamente y después dijo: ``Se trata de una cuestión con la que en Alemania estamos familiarizados; permítaseme pedir a mis colegas alemanes del auditorio que levanten la mano, si ellos o sus familias han sido refugiados de la Europa oriental.''

Hubo un momento de silencio. Se trata de una cuestión embarazosa en Alemania, un terreno moral y políticamente minado. Poco a poco se levantaron manos: según mi cómputo, más de la mitad de los alemanes presentes (funcionarios estatales, periodistas, empresarios) levantaron una mano; ellos o sus familias habían sido Vertriebene ... expulsados de sus hogares ancestrales en Polonia, Checoslovaquia, Hungría y Yugoslavia después de la segunda guerra mundial. Se calcula que hasta diez millones fueron expulsados y junto con sus descendientes constituyen actualmente casi el doble... casi uno de cada cuatro alemanes.