0

Palestina como Estado fallido

Cada semana parece que Palestina da un paso más hacia atrás. El fracaso del Presidente Mahmoud Abbas para convocar a una asamblea legislativa palestina debido al boicot de Hamas puede conducir inexorablemente al colapso definitivo de las estructuras políticas que se crearon bajo los Acuerdos de Oslo. Lamentablemente, este es sólo el capítulo más reciente de la trágica historia de intentos fallidos de los palestinos para crear un Estado nación.

Los palestinos consideran su historia como una lucha contra el sionismo e Israel. Pero la realidad es más complicada, y ha estado marcada por los repetidos fracasos para crear un cuerpo político coherente, incluso cuando se han presentado oportunidades históricas.

Tal vez el primer fracaso sucedió en 1920, cuando las autoridades británicas en Palestina alentaron a las dos comunidades nacionales –judíos y árabes—a que establecieran instituciones comunitarias de autogobierno que se encargaran de la educación, la seguridad social, la vivienda y la administración local.

Los judíos –que en ese entonces eran menos del 20% de la población de la Palestina británica—establecieron lo que se conoció como el Comité Nacional (Va’ad Leumi), basado en un órgano elegido, la Asamblea Representativa de los Judíos Palestinos. Para esta asamblea se llevaban a cabo elecciones regulares, en las que a veces competían hasta una docena de partidos.
Esta institución autónoma se convirtió en la precursora de la estructura política del naciente Estado judío, y sus líderes --David Ben-Gurion entre ellos—surgieron como la futura élite política de Israel. Israel tuvo éxito como nación, con una vida parlamentaria activa y en ocasiones turbulenta, precisamente porque sus líderes aprovecharon esta oportunidad.