0

¿Palestina después de Abbas?

RAMALÁ – Por lo general, la decisión de un líder político de no buscar la reelección produce fervientes debates sobre sus potenciales herederos. No obstante, el retiro del Presidente Mahmoud Abbas de las elecciones presidenciales programadas para el 24 de enero de 2010 no ha generado nada de eso en Palestina... no debido a una escasez de líderes ni a la reticencia a mencionar posibles sucesores, sino porque la presidencia de la Autoridad Palestina se ha vuelto irrelevante.

El retiro de Abbas ocurre en un momento en que la frustración palestina con el proceso político ha convertido en foco de suspicacias a toda la línea de razonamiento subyacente a la AP, creada a mediados de los 90 tras los Acuerdos de Oslo. El principal componente del acuerdo de la OLP con Israel fue un periodo provisorio de cinco años durante el cual se esperaba que las negociaciones condujeran a la creación de un estado palestino independiente junto a Israel.

Dieciséis años después, ha quedado en evidencia que los israelíes no han hecho esfuerzo alguno por avanzar en dirección a las aspiraciones nacionales palestinas y que no se ha tomado ninguna medida eficaz para convencerlos. Se ha duplicado la cantidad de colonos judíos ilegales en áreas palestinas, haciendo que los palestinos se convenzan cada vez más de que las negociaciones son una pérdida de tiempo. Muchos recuerdan la estrategia favorita del ex Primer Ministro israelí Yitshak Shamir: "Habría negociado acerca de la autonomía durante diez años, y mientras tanto hubiéramos llegado al medio millón en Cisjordania."

Inicialmente, el acuerdo provisorio de cinco años llamaba a la elección de un Consejo Legislativo Palestino y un líder ejecutivo a quienes los israelíes deseaban llamar "jefe", evadiendo la palabra "presidente". Puesto que el árabe no hace distinción entre "jefe" y “presidente”, los israelíes aceptaron el uso de la palabra árabe rayyes en el texto oficial inglés.