La guerra de Pakistán consigo mismo por Ayesha Haroon

A pesar de que todas las partes –el ejército y el gobierno paquistaníes, así como los países occidentales- conocen la escala de las recientes acciones del ejército en Swat y Buner, millones de inocentes fueron dejados a su suerte mientras llovían las bombas desde el cielo. No fueron evacuados. Tuvieron que caminar muchos kilómetros, durante días, para ponerse a salvo.

Mientras tanto, es evidente que Estados Unidos y el ejército paquistaní creen que su única responsabilidad es contener a los talibanes. De hecho, sólo cuando la masa de desplazados internos llegó al millón y medio de personas -el peor desastre humanitario desde el genocidio de Ruanda- los países extranjeros, incluido Estados Unidos, se decidieron a entregar ayuda de emergencia.
Si el gobierno de Pakistán y sus amigos no aceptan que este sufrimiento humano se podía revenir, ocurrirá una cadena de desastres similares a medida que la acción del ejército aumente en Waziristán y otras áreas del país.
La administración de Estados Unidos está extremadamente preocupada por los avances de los talibanes en Pakistán, al igual que lo está el pueblo paquistaní. Pero tienen diferentes tipos de preocupaciones, y eso explica sus percepciones inherentemente distintas de la situación.


El gobierno y los medios de Estados Unidos centran su retórica en la posibilidad de que el arsenal de Pakistán caiga en manos de los talibanes. La otra preocupación occidental obvia -expresada recientemente por el Primer Ministro británico Gordon Brown- es la amenaza de un “crisol del terrorismo” en las áreas fronterizas de Afganistán y Pakistán, que ponga en peligro la seguridad mundial.
Por otra parte, los paquistaníes son la gene que vive en carne propia esa amenaza. Los innumerables ataques y bombazos en todo el país, el asesinato de Benazir Bhutto, y las imágenes de charcos de sangre cubiertos de moscas que la televisión muestra rutinariamente han terminado por destrozar sus nervios.
Ahora los talibanes atacan escuelas de niñas y flagelan mujeres. Esto no es Pakistán. Si hubiera sido parte del espíritu de Pakistán, los talibanes no habrían necesitado atacar escuelas en Swat: la gente habría retirado sin problemas a sus hijas de ellas. Los hombres y mujeres de la calle en Swat creen en la educación, pero los talibanes los aterrorizaban y les impedían ejercer sus derechos legales y constitucionales.
Esta rama ideológica wahabita, analfabeta y armada, fue importada -como admitiera recientemente la Secretaria de Estado Hillary Clinton ante el Comité de Apropiaciones de la Cámara Baja- por EE.UU. desde Arabia Saudita y otros países de Oriente Próximo con el fin de socavar la ocupación soviética en Afganistán desde los años 80. Una vez que la misión se logró y los soviéticos desaparecieron, se dejó que el virus wahabita se difundiera por las áreas fronterizas de Pakistán.
En los ocho años de la dictadura del General Pervez Musharraf, Estados Unidos y el ejército paquistaní lucharon contra los talibanes en las regiones tribales de Pakistán. Sólo ocasionalmente se informó “oficialmente” de los combates. Se negó el acceso al área a medios de comunicación independientes. Muchos corresponsales locales fueron asesinados en circunstancias sospechosas.
Había una razón sencilla de que Musharraf fuera el niño consentido de Occidente: cumplía. Él y el ejército paquistaní entregaron varios de los miembros más buscados por Estados Unidos: Khalid Sheikh Mohammed, egipcios, yemeníes, sauditas y demás.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/rX32pos/es;
  1. Chris J Ratcliffe/Getty Images

    The Brexit Surrender

    European Union leaders meeting in Brussels have given the go-ahead to talks with Britain on post-Brexit trade relations. But, as European Council President Donald Tusk has said, the most difficult challenge – forging a workable deal that secures broad political support on both sides – still lies ahead.

  2. The Great US Tax Debate

    ROBERT J. BARRO vs. JASON FURMAN & LAWRENCE H. SUMMERS on the impact of the GOP tax  overhaul.


    • Congressional Republicans are finalizing a tax-reform package that will reshape the business environment by lowering the corporate-tax rate and overhauling deductions. 

    • But will the plan's far-reaching changes provide the boost to investment and growth that its backers promise?


    ROBERT J. BARRO | How US Corporate Tax Reform Will Boost Growth

    JASON FURMAN & LAWRENCE H. SUMMERS | Robert Barro's Tax Reform Advocacy: A Response

  3. Murdoch's Last Stand?

    Rupert Murdoch’s sale of 21st Century Fox’s entertainment assets to Disney for $66 billion may mark the end of the media mogul’s career, which will long be remembered for its corrosive effect on democratic discourse on both sides of the Atlantic. 

    From enabling the rise of Donald Trump to hacking the telephone of a murdered British schoolgirl, Murdoch’s media empire has staked its success on stoking populist rage.

  4. Bank of England Leon Neal/Getty Images

    The Dangerous Delusion of Price Stability

    Since the hyperinflation of the 1970s, which central banks were right to combat by whatever means necessary, maintaining positive but low inflation has become a monetary-policy obsession. But, because the world economy has changed dramatically since then, central bankers have started to miss the monetary-policy forest for the trees.

  5. Harvard’s Jeffrey Frankel Measures the GOP’s Tax Plan

    Jeffrey Frankel, a professor at Harvard University’s Kennedy School of Government and a former member of President Bill Clinton’s Council of Economic Advisers, outlines the five criteria he uses to judge the efficacy of tax reform efforts. And in his view, the US Republicans’ most recent offering fails miserably.

  6. A box containing viles of human embryonic Stem Cell cultures Sandy Huffaker/Getty Images

    The Holy Grail of Genetic Engineering

    CRISPR-Cas – a gene-editing technique that is far more precise and efficient than any that has come before it – is poised to change the world. But ensuring that those changes are positive – helping to fight tumors and mosquito-borne illnesses, for example – will require scientists to apply the utmost caution.

  7. The Year Ahead 2018

    The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

    Order now