La guerra de Pakistán consigo mismo por Ayesha Haroon

A pesar de que todas las partes –el ejército y el gobierno paquistaníes, así como los países occidentales- conocen la escala de las recientes acciones del ejército en Swat y Buner, millones de inocentes fueron dejados a su suerte mientras llovían las bombas desde el cielo. No fueron evacuados. Tuvieron que caminar muchos kilómetros, durante días, para ponerse a salvo.

Mientras tanto, es evidente que Estados Unidos y el ejército paquistaní creen que su única responsabilidad es contener a los talibanes. De hecho, sólo cuando la masa de desplazados internos llegó al millón y medio de personas -el peor desastre humanitario desde el genocidio de Ruanda- los países extranjeros, incluido Estados Unidos, se decidieron a entregar ayuda de emergencia.
Si el gobierno de Pakistán y sus amigos no aceptan que este sufrimiento humano se podía revenir, ocurrirá una cadena de desastres similares a medida que la acción del ejército aumente en Waziristán y otras áreas del país.
La administración de Estados Unidos está extremadamente preocupada por los avances de los talibanes en Pakistán, al igual que lo está el pueblo paquistaní. Pero tienen diferentes tipos de preocupaciones, y eso explica sus percepciones inherentemente distintas de la situación.


El gobierno y los medios de Estados Unidos centran su retórica en la posibilidad de que el arsenal de Pakistán caiga en manos de los talibanes. La otra preocupación occidental obvia -expresada recientemente por el Primer Ministro británico Gordon Brown- es la amenaza de un “crisol del terrorismo” en las áreas fronterizas de Afganistán y Pakistán, que ponga en peligro la seguridad mundial.
Por otra parte, los paquistaníes son la gene que vive en carne propia esa amenaza. Los innumerables ataques y bombazos en todo el país, el asesinato de Benazir Bhutto, y las imágenes de charcos de sangre cubiertos de moscas que la televisión muestra rutinariamente han terminado por destrozar sus nervios.
Ahora los talibanes atacan escuelas de niñas y flagelan mujeres. Esto no es Pakistán. Si hubiera sido parte del espíritu de Pakistán, los talibanes no habrían necesitado atacar escuelas en Swat: la gente habría retirado sin problemas a sus hijas de ellas. Los hombres y mujeres de la calle en Swat creen en la educación, pero los talibanes los aterrorizaban y les impedían ejercer sus derechos legales y constitucionales.
Esta rama ideológica wahabita, analfabeta y armada, fue importada -como admitiera recientemente la Secretaria de Estado Hillary Clinton ante el Comité de Apropiaciones de la Cámara Baja- por EE.UU. desde Arabia Saudita y otros países de Oriente Próximo con el fin de socavar la ocupación soviética en Afganistán desde los años 80. Una vez que la misión se logró y los soviéticos desaparecieron, se dejó que el virus wahabita se difundiera por las áreas fronterizas de Pakistán.
En los ocho años de la dictadura del General Pervez Musharraf, Estados Unidos y el ejército paquistaní lucharon contra los talibanes en las regiones tribales de Pakistán. Sólo ocasionalmente se informó “oficialmente” de los combates. Se negó el acceso al área a medios de comunicación independientes. Muchos corresponsales locales fueron asesinados en circunstancias sospechosas.
Había una razón sencilla de que Musharraf fuera el niño consentido de Occidente: cumplía. Él y el ejército paquistaní entregaron varios de los miembros más buscados por Estados Unidos: Khalid Sheikh Mohammed, egipcios, yemeníes, sauditas y demás.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/rX32pos/es;
  1. Sean Gallup/Getty Images

    Angela Merkel’s Endgame?

    The collapse of coalition negotiations has left German Chancellor Angela Merkel facing a stark choice between forming a minority government or calling for a new election. But would a minority government necessarily be as bad as Germans have traditionally thought?

  2. Trump Trade speech Bill Pugliano/Getty Images .

    Preparing for the Trump Trade Wars

    In the first 11 months of his presidency, Donald Trump has failed to back up his words – or tweets – with action on a variety of fronts. But the rest of the world's governments, and particularly those in Asia and Europe, would be mistaken to assume that he won't follow through on his promised "America First" trade agenda.

  3. A GrabBike rider uses his mobile phone Bay Ismoyo/Getty Images

    The Platform Economy

    While developed countries in Europe, North America, and Asia are rapidly aging, emerging economies are predominantly youthful. Nigerian, Indonesian, and Vietnamese young people will shape global work trends at an increasingly rapid pace, bringing to bear their experience in dynamic informal markets on a tech-enabled gig economy.

  4. Trump Mario Tama/Getty Images

    Profiles in Discouragement

    One day, the United States will turn the page on Donald Trump. But, as Americans prepare to observe their Thanksgiving holiday, they should reflect that their country's culture and global standing will never recover fully from the wounds that his presidency is inflicting on them.

  5. Mugabe kisses Grace JEKESAI NJIKIZANA/AFP/Getty Images

    How Women Shape Coups

    In Zimbabwe, as in all coups, much behind-the-scenes plotting continues to take place in the aftermath of the military's overthrow of President Robert Mugabe. But who the eventual winners and losers are may depend, among other things, on the gender of the plotters.

  6. Oil barrels Ahmad Al-Rubaye/Getty Images

    The Abnormality of Oil

    At the 2017 Abu Dhabi Petroleum Exhibition and Conference, the consensus among industry executives was that oil prices will still be around $60 per barrel in November 2018. But there is evidence to suggest that the uptick in global growth and developments in Saudi Arabia will push the price as high as $80 in the meantime.

  7. Israeli soldier Menahem Kahana/Getty Images

    The Saudi Prince’s Dangerous War Games

    Saudi Arabia’s Crown Prince Mohammed bin Salman is working hard to consolidate power and establish his country as the Middle East’s only hegemon. But his efforts – which include an attempt to trigger a war between Israel and Hezbollah in Lebanon – increasingly look like the work of an immature gambler.