La sombra iraní en Pakistán

Ahora que el futuro de Pakistán y su presidente, Pervez Musharraf, es incierto tras el asesinato de Benazir Bhutto, se están encontrando paralelos con la caída del Sha y la revolución islámica en Irán en 1979. Una vez más, un autócrata “por-estadounidense” parece estar perdiendo rápidamente su control del poder, mientras que su aliado, Estados Unidos, apenas lo apoya a medias. La élite liberal y la intelligentsia atacan al dictador confiados en que su país está preparado para una democracia secular.

La lección evidente que se debe aprender de 1979 es que Estados Unidos dejó imprudentemente que toda su relación estratégica con Irán recayera en un dictador impopular. Cuando su régimen se desmoronó, desapareció también la capacidad de Estados Unidos de cumplir sus intereses ahí.

Pero la revolución iraní guarda otra lección para los liberales pakistaníes: obsesionada con la expulsión del Sha, la intelligentsia se engañaba sobre su propia sociedad y su potencial para triunfar mediante una revuelta política abrupta. Una vez que el Sha se fue, la minoría radical que estaba dispuesta a luchar y morir por su causa acabó con la “mayoría moderada” y en muy poco tiempo estableció el gobierno islámico.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/o6hC7Vk/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.