4

Nuestra verdad

NUEVA YORK – Rick Santorum, ex senador de los Estados Unidos que aspira a obtener la candidatura para enfrentarse al Presidente Barack Obama este año, ha estado diciendo unas cosas muy extrañas sobre los Países Bajos. El diez por ciento de las muertes en este país –afirmó recientemente– se deben a la eutanasia y la mitad de ellas impuestas a unos pacientes desamparados. Los ancianos están tan asustados de morir a manos de médicos homicidas, que llevan brazaletes con esta mención: “No me apliquen la eutanasia”.

En cierto modo, los bulos de Santorum han de resultar un alivio para un país que ha salido cada vez más en los noticiarios por declaraciones atroces por parte de populistas de derecha sobre los musulmanes y los griegos. De hecho, la opinión de Santorum sobre los Países Bajos es como una distopía progresista que presenta cierto deje anticuado actualmente.

No obstante, los holandeses se mostraron preocupados. Algunos diputados al Parlamento preguntaron incluso si el ministro de Asuntos Exteriores debía presentar una queja en Washington.

De hecho, las fantasías de Santorum fueron refutadas rápidamente. The Washington Post concluyó que “no ha[bía] ni rastro de pruebas que respald[ara]n las afirmaciones de Santorum” y consideró “revelador” que los directores de su campaña ni siquiera se molestaran en defenderlas. Una emisora de televisión de los EE.UU. se disculpó incluso ante un periodista holandés en nombre del pueblo americano.