Osama bin Laden, poeta del terror

PRINCETON – En Riyadh en marzo pasado, el rey Abdullah de Arabia Saudita condecoró al vicepresidente norteamericano, Dick Cheney, con la Orden del Mérito del Reino. Este gesto generó cientos de comentarios en Internet de árabes que condenaban el premio como una traición y lamentaban el lamentable estado del liderazgo en el mundo árabe. Para citar sólo un comentario, dirigido al rey: “Debería darle vergüenza decir que es el custodio de los Dos Santuarios Sagrados” en La Meca y Medina.

Al mismo tiempo, Osama bin Laden difundió dos declaraciones en audio condenando los ataques occidentales e israelíes a los musulmanes y reiterando la necesidad de una acción violenta para liberar los territorios musulmanes ocupados de manos de los infieles.

En términos de estrategia mediática, el contraste entre los líderes de los países árabes y Bin Laden no podría ser más extremo. Por un lado, los reyes y presidentes árabes carecen de carisma, parecen políticamente impotentes y rara vez, o tal vez nunca, están en sintonía con respecto a las “grandes cuestiones” que preocupan a los pueblos de Oriente Medio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/TdjOFIn/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.