Afrontar el antiliberalismo

LONDRES – Raros son los discursos políticos que me dejan helado, pero eso exactamente fue lo que ocurrió este verano cuando leí uno sorprendente de Viktor Orbán, el Primer Ministro de Hungría, cada vez más autoritario.

A Orbán pocas veces se le presta atención fuera de su país. La última vez que pronunció un discurso tan digno de mención como el de este verano fue hace 25 años, cuando, siendo joven, contribuyó a acabar con el comunismo en Europa. En junio de 1989, con ocasión del nuevo entierro de los restos de Imre Nagy, que gobernaba en Hungría durante el levantamiento antisoviético de 1956, Orbán pidió, irritado, la retirada de las tropas soviéticas del territorio húngaro.

Sin embargo, este verano Orbán dio una nota enteramente distinta. Pronunció un discurso a favor de lo que llamó el “Estado no liberal” y ofreció cinco ejemplos de “sistemas logrados que no son occidentales, no son democracias liberales y tal vez ni siquiera democracias”. Entre ellos figuraban Rusia y China. Era como si el Telón de Acero y los tanques que aplastaron al Gobierno de Nagy –por no hablar del Orbán más joven– nunca hubieran existido.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6gyev8p/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.