Nazi flags in Berlin, Germany

¿Goebbels ganó?

PARÍS – En la Alemania de los años 1930, los líderes del partido nazi entendieron el poder que tenía la comunicación masiva para diseminar el odio y el antisemitismo. "La propaganda", escribió Hitler, "es un arma verdaderamente terrible en manos de un experto". En su ascenso al poder, los nazis pusieron en práctica tecnologías de comunicaciones modernas y sofisticadas, incluidos la radio y el cine, para ganar la batalla de las ideas -y así forjar la opinión y el comportamiento públicos- entre una población bien educada en una democracia incipiente.

Los nazis ya no están pero la propaganda perdura, y su potencial es más letal que nunca. Ahora que se conmemora el 71 aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, el 27 de enero, grupos extremistas en todo el mundo hacen uso de nuevas tecnologías para incitar al odio y perpetrar nuevos asesinatos y genocidios masivos. Es por esa razón que la UNESCO ha decidido basar el Día Internacional de Conmemoración de este año en el tema De las palabras al genocidio: la propaganda antisemita y el Holocausto. En esta ocasión, la UNESCO y el Museo Estadounidense Conmemorativo del Holocausto (USHMM) están aunando fuerzas para presentar en la sede de la UNESCO la exhibición Estado de engaño: el poder de la propaganda nazi. 

A comienzos de los años 1930, una época de profunda crisis económica, muchos alemanes estaban dispuestos a pasar por alto el antisemitismo de los nazis, porque se sentían atraídos por otros aspectos del mensaje del partido. Los nazis lo sabían: en el período previo a las elecciones de 1932, el partido se basó en el campo emergente de la investigación de la opinión pública para sondear las necesidades, esperanzas y miedos de los obreros y los trabajadores de cuello blanco, la clase media, las mujeres, los agricultores y los jóvenes. Los propagandistas nazis, en conformidad, le bajaron el tono a la retórica antisemita y presentaron al partido como la única fuerza política capaz de crear empleos y llevar alimentos a las mesas alemanas. De la misma manera, convencieron a las mujeres que acababan de ganar el derecho al voto cuando se retrataron como los defensores de la femineidad y la familia alemana tradicional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/3fdKE9H/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.