latin america protests NurPhoto/Getty Images

Por qué la corrupción importa

WASHINGTON, DC – El Papa Francisco ha dicho que la corrupción es “la gangrena de un pueblo”. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, la ha definido como un “radicalizador” porque “destruye la fe en la autoridad legítima”. Y el primer ministro británico, David Cameron, la describió como “uno de los mayores enemigos del progreso en nuestro tiempo”.

La corrupción, en pocas palabras, es el abuso de la función pública para beneficio personal. Cada vez más, los líderes reconocen que es una amenaza para el desarrollo, la dignidad humana y la seguridad global. En la cumbre anticorrupción que se llevará a cabo en Londres el 12 de mayo, los líderes mundiales –junto con representantes de empresas y de la sociedad civil- tendrán una oportunidad crucial para actuar a partir de este reconocimiento.

La corrupción es denunciada en distintas culturas y a lo largo de la historia. Ha estado entre nosotros tanto tiempo como el gobierno; pero, a diferencia de otros delitos, en las últimas décadas se ha vuelto cada vez más sofisticada, con efectos devastadores para el bienestar y la dignidad de infinidad de ciudadanos inocentes.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/CCij81E/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.