La apertura del Japón

Después de doce años de estancamiento, la economía del Japón parece estar mejorando, pero las apariencias pueden engañar. Pese a las mejoras y las reformas, muchos de los fundamentos del Japón siguen siendo lamentables.

La decadencia del Japón ha sido palpable. A finales del decenio de 1980, en ciertos círculos dirigentes japoneses estaba de moda sostener que la Pax Americana se había acabado e iba a quedar substituida en Asia por la Pax Japónica. La economía de los Estados Unidos parecía estancarse, la del Japón remontaba el vuelo y las proyecciones fijaban 2005 como el año en que superaría a los Estados Unidos. El hecho de que las cosas hayan resultado muy diferentes refleja la inercia del Japón.

Los problemas subyacentes a la decadencia del Japón son legión. Los encargados de la formulación de las políticas y los dirigentes empresariales japoneses no entienden el concepto de "destrucción creativa". Se ayuda a demasiados dinosaurios industriales para mantenerlos con vida. De modo que, aunque algunas empresas funcionan extraordinariamente bien -Toyota y Canon, pongamos por caso-, hay poco espacio para nuevas empresas y empresarios. Si la economía del Japón fuera una computadora, tendría un disco duro lleno de programas obsoletos y una tecla para "eliminar" que no funcionaría.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/FGfpnRi/es;