0

La apertura a China, entonces y hoy

WASHINGTON, DC – La apertura de Estados Unidos a China por parte de Richard Nixon y Henry Kissinger en 1971-72 fue un hito histórico. Menos famoso, pero igual de importante, fue el siguiente paso importante, dado por Jimmy Carter hace exactamente 30 años, que estableció relaciones diplomáticas plenas entre China y EE.UU. Sin esta acción, anunciada el 15 de diciembre de 1978, las relaciones entre China y Estados Unidos no habrían pasado de ser una conexión pequeña y de alto nivel con un plan de acción limitado.

Cuando dejaron sus cargos en 1977, el Presidente Gerald Ford y Kissinger dejaron tras ellos una relación incompleta y, por ende, inestable con China. Estados Unidos todavía reconocía a Taiwán bajo el nombre de República de China, como el único y legítimo gobierno de China.& A partir de 1972, Estados Unidos y China mantuvieron una pequeña ampquot;oficina de vínculosampquot; en sus respectivas capitales, sin reconocimiento. Las comunicaciones oficiales eran muy limitadas, y el comercio bilateral anual llegaba a menos de mil millones de dólares. (Hoy llega a unos impresionantes 387 miles de millones de dólares).

Carter asumió el cargo esperando normalizar las relaciones& con China, lo que exigía hacer que el reconocimiento estadounidense pasara de Taiwán al continente. Algunos vieron esto como un simple reconocimiento de la realidad, pero de hecho era un inmenso paso que exigió habilidad diplomática y valentía política.

Había que encontrar una manera de que EE.UU., al tiempo que reconocía a China, siguiera tratando con el gobierno de Taiwán sin reconocer su pretensión de representar a China; lo que es más importante, Estados Unidos tenía que conservar su derecho a vender armas a Taiwán. Desde un punto de vista político, estaba el famoso lobby taiwanés, uno de los más poderosos en los Estados Unidos, dominado aún por el ala conservadora de la política estadounidense.