3

La muerte de la OPEP

IRVING, TEXAS – La Organización de Países Exportadores de Petróleo está muerta. Arabia Saudita la mató. Ahora, la OPEP no es más que un zombi sin dientes, que quiere llamar la atención, pero que no tiene ningún tipo de impacto en los vivos.

Pocos han notado la muerte de la OPEP por una simple razón: en verdad, nunca tuvo el impacto que en general se creía que tenía.  La realidad es que nunca fue un cartel con un poder de mercado monopólico. Cualquiera que pensara lo contrario le estaba atribuyendo por error el poder de mercado de Arabia Saudita.

Y el poder de Arabia Saudita es amplio. Sigue siendo el productor dominante en los mercados petroleros del mundo, y sus decisiones políticas y económicas definen la economía energética global. Este impacto será aún mayor si el reino resucita el Arab Light como el crudo de referencia global.

Por supuesto, es posible que los nuevos protagonistas en el juego de la producción de energía estén en condiciones de asestarle un golpe a Arabia Saudita. Pero, hasta el momento, el reino ha logrado evitar un daño severo.