0

Un mundo, una Europa

PARIS – G-8, G-5, G-20, G-2, G-3 y ahora G-14 (el G-8 más el G-5 más Egipto): nunca las "matemáticas" del orden mundial parecieron más complejas y confusas.

Kofi Annan, en ocasión del 50 aniversario de las Naciones Unidas en 2005, intentó ajustar las instituciones multilaterales de nuestro mundo para que se adecuen a sus nuevas realidades. Fue un esfuerzo valiente que se produjo demasiado pronto. El mundo industrial del norte todavía no estaba preparado para reconocer el nuevo peso de las potencias emergentes y la necesidad de alcanzar un nuevo equilibrio entre el norte y el sur, entre el este y el oeste.

¿La actual crisis financiera y económica, dada su profundidad traumática y la responsabilidad obvia de Estados Unidos en su origen, creó las condiciones necesarias y un clima más favorable para una refundación importante de las instituciones multilaterales? Es demasiado pronto para confiar en que se produzca un verdadero cambio. Lo que es seguro es que un reequilibrio entre el norte y el sur debe comenzar con una mirada honesta y realista de la situación actual de Europa en nuestro sistema multilateral.

Hoy en día, tenemos demasiada Europa y demasiado poca Europa o, para decirlo de otra manera, demasiados países europeos están representados en los principales foros del mundo, con demasiadas voces. Pero, en términos de peso e influencia, no hay suficiente Europa unida .