Sobre la censura en Hong Kong

En los elegantes centros comerciales de Hong Kong no se oye la marcha de botas militares, pero hay un claro aroma de totalitarismo en el ambiente. Las frases que lo delatan están en boca de todos: se habla sobre la necesidad de leyes en contra de la subversión, de control sobre la prensa, de un liderazgo fuerte, de ajustarse a la nueva realidad de Hong Kong. Todos miran hacia el gran vecino del Norte en busca de orientación y murmuran acerca de las ventajas.

La mayor parte del mundo perdió interés en Hong Kong cuando el "Anschluss" con China no trajo inmediatamente grandes cambios. Sin embargo, a lo largo de los dos últimos años, el ritmo de la integración con la República Popular de China se ha acelerado decididamente.

La vida en el South China Morning Post , el principal periódico en inglés de Hong Kong, y por lo tanto un barómetro político visible, es un reflejo de lo que está sucediendo en todas las instituciones de la isla. El panorama en el periódico comenzó a oscurecerse notablemente al tiempo que se apagaban, uno a uno, sus principales faros editoriales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ZRlsFNb/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.