La lucha de Omar y Osama

En la historia hay muchos ejemplos de esto: surge un partido político y la mayoría de la gente lo considera una mala broma. Todos tratan de ignorarlo, cuando no se están riendo de él. De pronto, la economía empeora o alguna amenaza externa acecha y ese partido se encamina hacia el poder. Cuando llega al gobierno (pensemos en Hitler, Lenin, Mussolini, incluso en el Mullah Omar en Afganistán) se acaban las risas.

En Polonia está surgiendo una ``broma'' de partido con intenciones malignas. Se llama ``Autodefensa'' y sostiene que recoge el descontento de los campesinos pobres, de los desplazados y de quienes están radicalmente insatisfechos con la política aquí. El líder de ``Autodefensa'' es un hombre primitivo y estridente que se llama Andrzej Lepper. Un golfo gangsteril más parecido a Aleksander Lukashenka, el dictador de Bielorusia, que a los grandes dictadores, Lepper sin embargo representa una execrable forma postmoderna de política irracional.

Por esa razón no me puedo reir de él. Hitler, Lenin y Mussolini buscaron el poder a fin de utilizar al Estado para imponer su voluntad y sus programas. Los antidemócratas actuales, no obstante, consideran al Estado como un obstáculo. Quieren destripar el poder del Estado para que los chacales como ellos puedan alimentarse con el cadáver.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/PayWfnp/es;