0

¿La recuperación de Obama?

CAMBRIDGE – La elección de noviembre en los Estados Unidos está cada vez más cerca, y los candidatos republicanos que aspiran a desafiar al presidente Barack Obama proclaman que las políticas del actual mandatario no ayudaron en lo más mínimo a recuperar la economía de la recesión que heredó en enero de 2009; por el contrario, afirman, el estímulo fiscal, los rescates a los bancos y la política monetaria expansiva del presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Ben Bernanke, solo empeoraron las cosas.

Los defensores demócratas de Obama responden que sus políticas evitaron una segunda Gran Depresión, y que desde entonces la economía de Estados Unidos viene en franco ascenso. Mientras tanto, los observadores neutrales suelen concluir que el debate es irresoluble, porque no hay modo de saber qué habría pasado si se tomaban otras medidas.

Sin embargo, hay buenas razones para sostener que las políticas del gobierno, aunque insuficientes para lograr una veloz recuperación de la economía, lograron detener lo que venía siendo una contracción económica desbocada. Pero los observadores neutrales tienen razón al afirmar que no se puede demostrar lo que hubiera sucedido si se aplicaban otras medidas. También es cierto que pocas veces las políticas de los gobiernos repercuten de inmediato en la economía.

Ahora bien, hay algo que llama la atención: tanto si uno oye a los republicanos, a los demócratas o a los observadores neutrales, la impresión que se lleva es que las estadísticas económicas no muestran ninguna mejora apreciable alrededor de la fecha en que Obama asumió el cargo. Pero la verdad es totalmente distinta.