Matt Wuerker

Un hombre sin un plan

NEW HAVEN– Durante la reciente campaña para las elecciones presidenciales, las encuestas de la opinión pública mostraron constantemente que la economía –y, en particular, el empleo– era la preocupación número un de los votantes. El opositor republicano, Mitt Romney, intentó capitalizar esa cuestión, al afirmar: “Los planes del Presidente no han dado resultado: no tiene un plan para poner en marcha la economía”.

No obstante, Barack Obama fue reelegido. Puede que el resultado refleje la ligera mejora de la economía en el momento de las elecciones (como ocurrió cuando Franklin Roosevelt derrotó al republicano Alf Landon en 1936, pese a la continua Gran Depresión), pero la victoria de Obama podría ser también un testimonio de la comprensión básica de los votantes sobre la realidad económica.

La teoría económica no brinda una prescripción inequívoca a las autoridades. La opinión profesional en materia de macroeconomía está, como siempre, sumida en la confusión. Como los experimentos controlados para poner a prueba las prescripciones sobre políticas son imposibles, nunca dispondremos de una prueba definitiva sobre las medidas macroeconómicas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/8jI6ycd/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.