La política de equilibrio nuclear de Obama

WASHINGTON, DC – Tal vez nunca en la historia la seguridad nuclear, la no proliferación nuclear y el control de las armas nucleares hayan recibido la importancia que recibirán durante el triplete estratégico que tendrá lugar este mes: el lanzamiento el 6 de abril de la última Revisión de la Postura Nuclear de Estados Unidos (RPN, por su sigla en inglés), la firma el 8 de abril en Praga del nuevo tratado START y la Cumbre de Seguridad Nuclear el 12 y 13 de abril. Estos eventos serán discutidos en la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación (TNP), en el mes de mayo.

El presidente norteamericano, Barack Obama, se ha convertido en uno de los defensores globales más prominentes de la abolición de las armas nucleares, una postura por la que, inesperadamente, recibió un Premio Nobel de la Paz el año pasado. Pero las acciones de Obama han sido considerablemente más restringidas de lo que generalmente se piensa.

En general, Obama persiguió una política de equilibrio nuclear en la que las medidas hacia el desarme están acompañadas de medidas destinadas a conservar la primacía nuclear de Estados Unidos. Las primeras subrayan el compromiso de su gobierno con el cumplimiento de sus obligaciones según el TNP, mientras que las segundas tranquilizan al Congreso estadounidense y a los aliados escépticos de los nuevos enfoques audaces.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/SwWGey1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.