0

La agenda nuclear de Obama

CAMBRIDGE – El anuncio de una instalación secreta de enriquecimiento de uranio situada en una base militar en Irán ha agudizado los esfuerzos del presidente Barack Obama por colocar las cuestiones referidas a la proliferación nuclear en el tope de la agenda mundial. El 2010 será un año crucial.

En septiembre, tanto en las Naciones Unidas como en la Cumbre del G-20 en Pittsburgh, muchos países acordaron trabajar en la agenda nuclear de Obama. Pero, en medio de esas reuniones, se dio a conocer que Irán ha estado construyendo en secreto una segunda instalación de enriquecimiento que podría producir uranio de calidad para armas.

A principios de octubre, funcionarios iraníes se reunieron en Ginebra con representantes de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (más Alemania) y acordaron permitir que la Agencia Internacional de Energía Atómica inspeccionara la planta hasta aquí secreta. Por otra parte, los iraníes dijeron que exportarían sus existencias de uranio poco enriquecido para convertirlo en combustible nuclear fuera de Irán.

Si se implementan estas medidas, representarán pasos importantes. Lo que cundió fue un miedo generalizado de que Irán renunciara al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y utilizase sus instalaciones de enriquecimiento para desarrollar un arma nuclear. Todavía no está claro si las palabras se verán reflejadas en los hechos.