El errado proceso de paz de Obama

MADRID – Desde su comienzo en Oslo hace casi dos decenios, el proceso de paz israelo-palestino ha estado obstaculizado por el mal funcionamiento de los sistemas políticos de las dos partes. La capacidad de mando del  Primer Ministro israelí, Binyamin Netanyahu, rehén de una coalición imposible y de un movimiento pro asentamientos de fanáticos que van por libre, está gravemente comprometida. Sus homólogos palestinos no están en mejor posición precisamente.

Hoy, la camarilla que rodea al Presidente palestino, Mahmoud Abbas, encarna la amarga decepción que ha sido para los palestinos el proceso de paz que se inició con el acuerdo de Oslo. Además, la Autoridad Palestina no ha llegado a representar a la mayoría de los palestinos ni a gobernar por medios democráticos.

El mandato presidencial de Abbas ha expirado y se están aplazando constantemente las elecciones. El Primer Ministro de la AP, Salam Fayad, como sus homólogos de Gaza, gobierna mediante decretos, mantiene inactivo el Parlamento y silencia a la oposición. Al carecer de legitimidad democrática institucionalizada, la AP ha de depender por fuerza de sus fuerzas de seguridad y de las del ocupante, Israel, para imponer el cumplimiento de sus órdenes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/j6grOjz/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.