Scott Olson/ Getty Images

Cuando los políticos quieren ser historiadores

STANFORD – “La historia no se repite, pero rima”, dijo Mark Twain. Aguda observación a la que varias generaciones de dirigentes políticos han dado sustento con sus reiterados intentos de decidir cómo serán recordados, atribuyéndose el crédito por lo que anduvo bien y culpando a sus predecesores por lo que anduvo mal.

Muchos políticos no dejan de maquillar los hechos ni cuando abandonan el cargo. Es famosa la frase del primer ministro británico Winston Churchill: “La historia me tratará bien, porque la escribiré yo”. Y los varios volúmenes de su obra sobre la Segunda Guerra Mundial no solo contienen muchas de sus frases más memorables (como aquella de “nunca tantos debieron tanto a tan pocos”), sino que también están llenos de justificaciones para sus acciones durante la guerra.

Tal vez los escritos de Churchill no sean imparciales, pero ofrecen multitud de detalles e información de primera mano, que no es fácil inferir de memorandos y documentos oficiales (usualmente incompletos y de estilo reservado). Los historiadores saben que la presión a recordar el pasado como los vencedores quieren que sea recordado es grande. Como dijo Napoleón Bonaparte: “La historia es un conjunto de mentiras aceptado de común acuerdo”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/cauO6zU/es;