0

Obama en la India

NUEVA DELHI – Barack Obama, el sexto presidente estadounidense que visita la India desde la independencia de este país, llega en un periodo difícil tanto para la India como para los Estados Unidos. Algunos de los asesores más cercanos de Obama acaban de renunciar, lo cual ha dejado un vacío delicado en las áreas de seguridad y economía –el tema central de las reuniones de Obama con el gobierno indio.

Para la India, los temas que se van a abordar durante la visita de Obama son inmensos y complejos y las opciones para resolverlos son extremadamente limitadas. Los que tienen que ver con la seguridad en Afganistán y Pakistán son traicioneros como nunca antes. Los desacuerdos monetarios, comerciales, económicos entre los dos países pueden no ser tan amargos como los que hay entre China y los Estados Unidos, pero son espinosos y la falta de resolución los hace más intratables.

La no proliferación nuclear sigue siendo una de las prioridades de Obama, así como la venta de tecnología nuclear civil estadounidense a la India, para lo cual el ex presidente George W. Bush allanó el camino. Además, Obama estará muy interesado en saber de qué manera la India puede ayudar en el tema Irán, que es un país con el cual la India tiene una relación fluida, debido a que comparten las mismas inquietudes en cuanto a Afganistán y Pakistán.

Dada esta fuerte lista de desafíos, ¿cuáles son las perspectivas del paso de Obama por la India? Hace algunos años me lo preguntó el entonces subsecretario de Estado de los Estados Unidos, Strobe Talbott, quien estaba ayudando a preparar la visita del presidente Bill Clinton. Como ministro de Asuntos Exteriores en la época le respondí: “¿Por qué hay que buscar nuevos destinos con esta visita? Hay que contentarse con buscar direcciones”, más o menos con esas palabras. Esa respuesta mantiene su esencia hasta hoy: a medida que las relaciones entre la India y los Estados Unidos cobran nuevas direcciones, nuevos destinos vendrán.