Obama and Castro Pool | getty images

Obama en Cuba

CIUDAD DE MÉXICO – La inminente visita de Barack Obama a Cuba será sin duda un momento histórico: es la primera vez en 88 años que un presidente estadounidense en funciones pondrá pie en la isla. Pero más allá de los superlativos con que se evalúe este intento de Obama de poner broche de oro a su legado, conviene mirar con pragmatismo las implicaciones prácticas que tendrá la visita para Estados Unidos y para Cuba.

El pragmatismo es, de hecho, un elemento esencial de la política de Obama hacia La Habana. El presidente estadounidense sabe que el embargo comercial vigente desde 1960 no consiguió una mejora de la situación en materia de derechos humanos en la isla, por no hablar de su democratización. Por eso, decidió (con actitud pragmática y, tal vez, un tanto cínica) abandonar los intentos de obligar a la dirigencia cubana a cambiar su sistema político. Al fin y al cabo, si Estados Unidos hubiera puesto como precondición para la normalización de relaciones diplomáticas una apertura política en Cuba o tan siquiera un mínimo de respeto del gobierno a los derechos humanos, los dos países seguirían esperando.

Pero aunque esta búsqueda de una normalización incondicional (el denominado “acercamiento”) tal vez realce el legado de Obama, no garantiza ningún cambio real en Cuba. Lo del “acercamiento”, en última instancia, es solo retórica.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/QXXuMRZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.