Obama sabe perfectamente lo que debe hacer

NUEVA YORK – El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha sido muy criticado por su actitud ante los cambios revolucionarios en el norte de África y en Oriente Medio. En realidad, no los ha abordado demasiado, al menos en público.

Ése es precisamente el problema de los guerreros de salón que contemplan el desarrollo de los acontecimientos en las pantallas de sus computadoras y televisores en Washington y en Nueva York. Quieren que Obama aborde más las cosas. En lugar de adoptar una actitud prudente y dejar que los manifestantes en el Irán, Túnez, Egipto, Libia, Baréin, Yemen y otros lugares se encarguen de gritar, quieren que hable enérgicamente o, mejor aún, que envíe la fuerza Aérea de los EE.UU. para que derribe los cazas y los helicópteros de combate de Gadafi y los haga desparecer del cielo. Quieren que Obama diga a los dictadores que se vayan ahora mismo o, si no...

O, si no, ¿qué exactamente? Desde luego, el Gobierno de los EE.UU. ha mimado a demasiados dictadores brutales en el último medio siglo. Durante la Guerra Fría, los dictadores se beneficiaron de la magnanimidad americana, siempre y cuando fueran anticomunistas (“nuestros cabrones”). Se colmó de dinero y de armas a los dictadores de Oriente Medio, si se abstenían de atacar a Israel y reprimían a los islamistas. En los dos casos, esas estrechas relaciones se mantuvieron durante demasiado tiempo. En los países árabes, sólo sirvieron para enardecer al extremismo islamista.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/TXdd4fo/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.