La disputa sobre la procedencia de Santa Claus

ESTOCOLMO – Hace un par de años, un ministro canadiense declaró con orgullo que Santa Claus era un ciudadano del Canadá. Al fin y al cabo, su hogar y su fábrica de juguetes están en el Polo Norte, que, según la interpretación del ministro, pertenece al Canadá.

Aunque Santa Claus no ha comentado ese asunto, ahora está claro que, cuando viaja por el mundo el 24 de diciembre, podría elegir varios pasaportes. En 2007, un minisubmarino con financiación privada plantó una bandera rusa directamente debajo de su supuesto hogar y, hace dos semanas, Dinamarca, que tiene la soberanía sobre Groenlandia, señaló su propia reivindicación territorial, que también abarcaba el Polo Norte.

Al presentar su reclamación en la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas, Dinamarca se ha incorporado al “gran juego” de nuestra época: la pugna por el control económico de una gran parte del Ártico. Y la reclamación de Dinamarca es inmensa. No sólo aspira al reconocimiento de su soberanía sobre todo lo que queda entre Groenlandia y el Polo Norte, sino que, además, amplía su reclamación a casi 900.000 kilómetros cuadrados, hasta los límites vigentes de la zona económica de Rusia al otro lado del Polo: una superficie que representa veinte veces la de Dinamarca.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/qCu9MuI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.