Jung Yeon-Je/AFP/Getty Images

La inminente confrontación con Corea del Norte

KIEV – Imaginemos que es el año 2020. El director de la CIA pide una reunión urgente con el presidente de Estados Unidos. La razón: Corea del Norte ha logrado fabricar una bomba nuclear lo suficientemente pequeña como para caber en la punta de un misil balístico intercontinental capaz de alcanzar el territorio continental de Estados Unidos. La noticia rápidamente se filtra a la población. Se llevan a cabo reuniones de alto nivel para diseñar una respuesta no sólo en Washington, sino también en Seúl, Tokio, Beijing y Moscú.

Este escenario hoy puede parecer irreal, pero es más ciencia política que ciencia ficción. Corea del Norte acaba de llevar a cabo su quinto ensayo (aparentemente exitoso) de un dispositivo explosivo nuclear. Y lo hizo pocos días después de probar varios misiles balísticos. A falta de una intervención importante, es sólo una cuestión de tiempo antes de que Corea del Norte incremente su arsenal nuclear (que hoy se estima en 8-12 dispositivos) y encuentre la manera de miniaturizar sus armas para que sean transportadas por misiles de un rango y una precisión cada vez mayores.


Es difícil exagerar los riesgos si Corea del Norte, la sociedad más militarizada y cerrada del mundo, atraviesa este umbral. Si Corea del Norte tuviera la capacidad de amenazar a Estados Unidos, podría concluir que no debe temerle mucho al ejército estadounidense, y esta evaluación podría llevarla a lanzar un ataque no nuclear convencional contra Corea del Sur. Inclusive si una guerra de esas características terminara con la derrota de Corea del Norte, sería extremadamente costosa por donde se la mire.

Dicho esto, Corea del Norte no tendría que iniciar una guerra para que sus avances nucleares y en misiles tuvieran un impacto real. Si Corea del Sur o Japón alguna vez llegaran a la conclusión de que Corea del Norte está en condiciones de disuadir una participación norteamericana en una guerra en la Península, perderían confianza en las promesas de seguridad de Estados Unidos, lo que plantearía la posibilidad de que ellos mismos desarrollasen armas nucleares. Estas decisiones alarmarían a China y prepararían el camino para una crisis regional o inclusive un conflicto en una parte del mundo con la mayor concentración de gente, riqueza y poderío militar.

Existe también otro riesgo. Privada de efectivo, Corea del Norte podría verse tentada de vender armas nucleares al mejor postor, ya sea un grupo terrorista o algún país que también decidiera que necesita el arma más flamante. Por definición, la proliferación nuclear aumenta las posibilidades de una mayor proliferación nuclear -y, con ella, el uso real de armas nucleares.

Estados Unidos tiene opciones, pero ninguna es particularmente atractiva. En cuanto a las negociaciones, prácticamente no existen razones para confiar en que Corea del Norte abandone lo que considera su mejor garantía de supervivencia. En efecto, muchas veces utilizó las negociaciones para ganar tiempo para futuros avances en sus capacidades nucleares y misilísticas.

The World’s Opinion Page

Help support Project Syndicate’s mission.

Donate

Otra opción es seguir con una versión de la política actual de sanciones amplias. El problema es que las sanciones no serán lo suficientemente potentes como para obligar a Corea del Norte a abandonar sus programas nucleares y de misiles. Esto en parte se debe a que China, por temor a ingresos masivos de refugiados y a una Corea unificada en la órbita estratégica de Estados Unidos si Corea del Norte colapsara, muy probablemente querrá estar segura de conseguir el combustible y los alimentos que necesita.

En consecuencia, tiene más sentido centrarse en la diplomacia con China. Estados Unidos, después de consultar estrechamente con Corea del Sur y Japón, debería reunirse con las autoridades chinas para discutir cómo se vería una Corea unificada, de modo que se pueda responder a algunas preocupaciones chinas. Por ejemplo, un país unificado podría no ser nuclear y cualquier fuerza militar estadounidense que permaneciera en la Península podría ser menor y estar ubicada mucho más al sur que hoy.

Es posible o hasta probable, por supuesto, que estas garantías no se traduzcan en una disminución significativa del respaldo chino a Corea del Norte. En ese caso, Estados Unidos tendría tres opciones más. Una sería vivir con una Corea del Norte en posesión de misiles que podrían llevar bombas nucleares a suelo estadounidense. La política sería una política de defensa (por la que se desplegarían sistemas antimisiles adicionales) y de disuasión. Así, Corea del Norte entendería que cualquier uso o propagación de armas nucleares conduciría al fin del régimen y posiblemente a una represalia nuclear. También se podrían emplear ciberarmas para obstruir e impedir el progreso del programa de Corea del Norte.

La segunda opción sería un ataque militar convencional que tuviera como blanco las capacidades nucleares y de misiles norcoreanas. El peligro es que un ataque de esta naturaleza no alcance todos sus objetivos y desate un ataque militar convencional contra Corea del Sur (donde hay asentadas 30.000 tropas estadounidenses) o inclusive un ataque nuclear desde el Norte. No hace falta aclarar que Japón y Corea del Sur tendrían que estar dispuestos a respaldar cualquier respuesta del ejército estadounidense antes de llevarla a cabo.

La tercera opción sería lanzar un ataque militar convencional de estas características sólo si la inteligencia demostrara que Corea del Norte estaba colocando en alerta sus misiles y preparándolos para un uso inminente. Esto sería un clásico ataque preventivo. El peligro aquí es que la inteligencia tal vez no sea lo suficientemente clara -o que no llegue a tiempo.

Todo esto nos retrotrae a aquel día factible en el año 2020. Aunque mucho no se sepa, lo que sí parece casi seguro es que quienquiera que gane las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre enfrentará una decisión fatídica respecto de Corea del Norte en algún momento de su mandato.

http://prosyn.org/2vtf8ro/es;
  1. Sean Gallup/Getty Images

    Angela Merkel’s Endgame?

    The collapse of coalition negotiations has left German Chancellor Angela Merkel facing a stark choice between forming a minority government or calling for a new election. But would a minority government necessarily be as bad as Germans have traditionally thought?

  2. Trump Trade speech Bill Pugliano/Getty Images .

    Preparing for the Trump Trade Wars

    In the first 11 months of his presidency, Donald Trump has failed to back up his words – or tweets – with action on a variety of fronts. But the rest of the world's governments, and particularly those in Asia and Europe, would be mistaken to assume that he won't follow through on his promised "America First" trade agenda.

  3. A GrabBike rider uses his mobile phone Bay Ismoyo/Getty Images

    The Platform Economy

    While developed countries in Europe, North America, and Asia are rapidly aging, emerging economies are predominantly youthful. Nigerian, Indonesian, and Vietnamese young people will shape global work trends at an increasingly rapid pace, bringing to bear their experience in dynamic informal markets on a tech-enabled gig economy.

  4. Trump Mario Tama/Getty Images

    Profiles in Discouragement

    One day, the United States will turn the page on Donald Trump. But, as Americans prepare to observe their Thanksgiving holiday, they should reflect that their country's culture and global standing will never recover fully from the wounds that his presidency is inflicting on them.

  5. Mugabe kisses Grace JEKESAI NJIKIZANA/AFP/Getty Images

    How Women Shape Coups

    In Zimbabwe, as in all coups, much behind-the-scenes plotting continues to take place in the aftermath of the military's overthrow of President Robert Mugabe. But who the eventual winners and losers are may depend, among other things, on the gender of the plotters.

  6. Oil barrels Ahmad Al-Rubaye/Getty Images

    The Abnormality of Oil

    At the 2017 Abu Dhabi Petroleum Exhibition and Conference, the consensus among industry executives was that oil prices will still be around $60 per barrel in November 2018. But there is evidence to suggest that the uptick in global growth and developments in Saudi Arabia will push the price as high as $80 in the meantime.

  7. Israeli soldier Menahem Kahana/Getty Images

    The Saudi Prince’s Dangerous War Games

    Saudi Arabia’s Crown Prince Mohammed bin Salman is working hard to consolidate power and establish his country as the Middle East’s only hegemon. But his efforts – which include an attempt to trigger a war between Israel and Hezbollah in Lebanon – increasingly look like the work of an immature gambler.