Nord Stream Sean Gallup/Getty Images

Excesiva prisa alemana por el Nord Stream 2

BRATISLAVA – En ocasiones todos podemos ser víctimas de engaño; es lo que le sucederá a la Unión Europea si aprueba el proyecto Nord Stream 2, que prevé duplicar el suministro de gas natural desde Rusia a Alemania a través del Báltico. Las cinco empresas europeas incluidas en el proyecto (cada una de ellas con una participación del 10%) afirman que su sociedad con la empresa rusa Gazprom (dueña del 50% restante) es una iniciativa comercial como cualquier otra. Pero es algo mucho más peligroso que eso.

Hace una década, cuando se anunció el acuerdo para la construcción del primer gasoducto Nord Stream, el entonces primer ministro de Polonia, Radek Sikorski, comparó el proyecto con el pacto Molotov‑Ribbentrop de 1939 (el tratado de no agresión entre la Alemania hitlerista y la Unión Soviética estalinista). Cuando la UE suscribió el acuerdo, a Sikorski lo acusaron de exagerar grotescamente.

Hoy, después de la anexión rusa de Crimea y mientras desde Moscú se sigue desvirtuando la soberanía ucraniana, la comparación de Sikorski no parece tan desmesurada. La realidad es que Gazprom se está convirtiendo cada vez más en una herramienta (además de fuente de ingresos) de la política del Kremlin, que ha usado reiteradamente el suministro de gas como medio de extorsión política; en particular, para mantener a raya a repúblicas exsoviéticas como Ucrania.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Djih4VY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.