No hay tiempo para la nostalgia

Francia y Alemania tienen muchos motivos para celebrar el milagro de su amistad, sellada hace cuarenta años mediante el Tratado del Elíseo. Sin embargo, no los tienen para estar satisfechos con las condiciones en que esa amistad se encuentra actualmente. Tampoco Europa.

Durante la mayor parte de la historia moderna, el antagonismo franco-alemán (la llamada "enemistad histórica" de los dos países) amenazó a Europa y al mundo. En su famoso discurso en la Universidad de Zurich en 1946, Winston Churchill sostuvo que "el primer paso en la reconstrucción de la familia europea debe ser una asociación entre Francia y Alemania". La reconciliación franco-alemana, guiada por el liderazgo de hombres como el general Charles de Gaulle y Konrad Adenauer, hicieron posibles los extraordinarios éxitos de la Europa de la posguerra.

El último hito en la asociación franco-alemana fue el Tratado de Maastricht, de 1991. La Alemania reunificada renunció a su querida moneda, el Deutsche Mark , para reforzar la integración europea, pero también para calmar los temores franceses de que Alemania estaba lista para imponer una hegemonía monetaria sobre el continente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/qvXKQtl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.