Paul Lachine

Que no haya refugios seguros para el dinero sucio

PARIS – En tiempos económicos difíciles como los actuales, hay un principio que debe recibir la misma prioridad que se da a los paquetes de austeridad y los déficits altos que acaparan los titulares de los diarios. Ese principio puede describirse en pocas palabras: “Todos deben respetar las reglas.”

La crisis financiera global ha servido para mostrar que actualmente hay poca tolerancia para las personas que hacen trampa. Y desde el inicio de la crisis, los países del G-20 –con Francia (y los Estados Unidos) como fuerzas motoras– han estado presionando por una mejor regulación, gobernanza y rendición de cuentas. Que no haya refugios seguros para la evasión fiscal, ni para el lavado de dinero o el financiamiento al terrorismo y que no haya refugios seguros para la “regulación financiera permisiva.”

Estos principios son claramente los que las personas en los países desarrollados quieren que se hagan cumplir. En tiempos difíciles como estos el dinero es importante.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0bQcKDD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.