Por Melvyn Krauss

Si bien el 2006 ha sido un año de crecimiento excelente para Europa, las tasas de interés reales –las tasas de interés expresadas en términos de bienes y servicios y no de dinero - no se movieron desde principios de año. Esto implica que la política monetaria de Europa sigue estimulando el crecimiento económico a pesar del hecho de que, para diciembre, las tasas monetarias habrán aumentado 150 puntos base durante 2006.

Con tasas reales tan bajas, un intervalo en Año Nuevo sería prematuro.

Parte de la presión para suspender las subas tiene que ver con las elecciones presidenciales francesas esta primavera.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/xSF1bys/es;