0

Sin lugar para los oligarcas jóvenes

CAMBRIDGE – Mikhail Prokhorov, propietario de minas de oro en Siberia y de un equipo profesional de baloncesto en los Estados Unidos, es uno de los hombres más ricos de Rusia, con una fortuna de 18 mil millones de dólares. En junio aceptó encabezar a un partido político de centro-derecha para participar en las elecciones parlamentarias de diciembre. A sus 46 años de edad, Prokhorov aparentemente creía que su experiencia en el mundo de los negocios favorecería sus perspectivas políticas.

Prokhorov se equivocó y en septiembre renunció al partido que había dirigido. Sin embargo, el bochorno que puede estar sintiendo ciertamente es mejor que el destino que padeció Mikhail Khodorkovsky, otro oligarca ruso con ambiciones políticas que lleva ocho años en prisión desde que audazmente desafió a Putin y sus ideas sobre cómo había que administrar a Rusia.

El retiro de Prokhorov se dio apenas unos días antes del anuncio de Rusia Unida, el partido en el poder en el país, de que Putin buscaría un tercer mandato presidencial en 2012, intercambiando puestos con el actual presidente, Dmitri Medvedev, quien será primer ministro. Eso puede haber sido demasiado para Alexei Kudrin, ministro de finanzas desde 2000, cuyo desacuerdo por el aumento en el gasto de Medvedev condujo a su renuncia.

En ausencia de rostros o ideas nuevas, las únicas perspectivas en el próximo año electoral serán seguir inyectando más petrodólares a una economía en dificultades y muy ineficiente. Ese gasto desenfrenado alimentará la corrupción, la inflación y la dependencia de los recursos naturales - los tres males que Kudrin ha combatido durante toda su administración.