7

Putin el peronista

MOSCÚ – Se ha comparado al presidente ruso Vladimir Putin con muchos autócratas del pasado, como por ejemplo Joseph Stalin, Leonid Brezhnev y el chileno Augusto Pinochet, por nombrar algunos. Sin embargo, tras casi 14 años en el poder, quizá la comparación más adecuada sea con una mezcla transgénero entre el ex líder argentino Juan Perón y su legendaria esposa Eva (“Evita”).

A principios de los años cuarenta, el coronel Juan Perón, Ministro de Guerra y Secretario del Trabajo, era una “eminencia gris” para los gobernantes de Argentina. Antes de la caída del comunismo en 1989, el coronel Putin también era notoriamente gris, era un funcionario dedicado de la KGB encargado de propagar desinformación y de reclutar agentes soviéticos y extranjeros en Alemania Oriental.

En la Secretaría del Trabajo, Perón puso en marcha reformas sociales, incluidos beneficios para los pobres. Aunque su motivación pueda haber sido, al menos en parte, un deseo de justicia social, Perón efectivamente estaba sobornando a los beneficiarios para que apoyaran su propia ascensión al poder y la riqueza. Con su hermosa y abierta esposa – “una mujer del pueblo” – a su lado, en 1946 Perón logró convencer a los electores de que como presidente haría cambios fundamentales en el país.

Cumplió su palabra. El gobierno de Perón nacionalizó bancos y ferrocarriles, aumentó el salario mínimo y mejoró los niveles de vida, redujo la deuda nacional (al menos por un tiempo) y reactivó la economía. Argentina dejó de depender tanto del comercio exterior aunque el cambio hacia la autarquía a la larga socavó el crecimiento y condujo a que el país perdiera su posición entre los más ricos del mundo.