0

La democracia nigeriana se hace adulta

ABUJA – Las elecciones legislativas de Nigeria, a las que seguirán unos comicios presidenciales el 16 de abril, indican que el Partido Democrático Popular (PDP) gobernante ha perdido su dominio casi total de la política del país. De los cuatro principales partidos de oposición que presentaron candidatos para los 469 escaños  parlamentarios disputados, el Congreso de Acción de Nigeria (CAN) obtuvo la mayor parte de los votos en el sudoeste del país y derribó a incondicionales del PDP como el Presidente de la Cámara, Dimeji Bankole, y a la senadora Obasanjo-Bello, hija del ex Presidente Olusegun Obasanjo.

Sin embargo, el PDP paró la embestida en el delta del Níger, productor de petróleo, región natal del Presidente Goodluck Jonathan. También mantuvo sus posiciones en el sudeste, predominantemente igbo, y en el cinturón central, que alberga a varios grupos étnicos pequeños.

El ascenso al poder de Jonathan en mayo de 2010, a raíz de la muerte del Presidente Umaru Yar’Adua, cuando llevaba tres años en su cargo, se caracterizó por una controversia enconada. Algunos políticos del PDP del norte musulmán insistieron en que se permitiera a su región presentar a un candidato, pues Obasanjo, considerado representante del sur cristiano, había ocupado su cargo durante ocho años, pero se desestimó su petición.

Entonces el partido tuvo una hemorragia de miembros influyentes, en particular en el Norte. Los analistas predijeron que el Congreso por el Cambio Progresista (CCP), encabezado por Muhammadu Buhari, musulmán norteño del Estado de Katsina, se haría con una gran proporción de los votos de esa región. Buhari es también el candidato presidencial de ese partido. El CCP obtuvo la mayoría de los escaños en Katsina, pero el PDP consiguió aún mantener su dominio de la política de esa inestable región.