Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

lomborg170_Golden_BrownGettyImages_stackedrisingcoinsnzflag GoldenBrown/Getty Images

Por qué el PIB sigue importando

ALLINGE, DINAMARCA – Nueva Zelanda está cosechando elogios por introducir el primer Presupuesto para el Bienestar del mundo, que apunta a hacer pasar el énfasis en el PIB hacia el “bienestar de la gente”. Quienes sienten animadversión hacia el indicador PIB –en particular los verdes, que culpan al crecimiento económico por el daño al medio ambiente- lo ven como una gran oportunidad para dejar de ir tras los dólares y comenzar a preocuparse por las personas.

Es fácil hablar mal de las políticas en pos de un PIB más alto. Este indicador se inventó en la era industrial e incluye muchos temas que, obviamente, no son beneficiosos. Como señalara Robert F. Kennedy hace medio siglo, el PIB “contempla los candados de seguridad de nuestras puertas y las cárceles para quienes los rompen”, pero “no considera la salud de nuestros niños, la calidad de su educación ni el disfrute de sus juegos”.

Sin embargo, el PIB sigue siendo el mejor indicador individual para guiar las políticas públicas. Ignorarlo en favor de medidas alternativas de bienestar podría acabar reduciendo la calidad de vida general de la gente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/claVoUOes;
  1. guriev24_ Peter KovalevTASS via Getty Images_putin broadcast Peter Kovalev/TASS via Getty Images

    Putin’s Meaningless Coup

    Sergei Guriev

    The message of Vladimir Putin’s call in his recent state-of-the-nation speech for a constitutional overhaul is not that the Russian regime is going to be transformed; it isn’t. Rather, the message is that Putin knows his regime is on the wrong side of history – and he is dead set on keeping it there.

    1